YO SOY AMOR

Cuando, las horas de desaliento te invadan el alma, y las lágrimas afloren en tus ojos, Buscarme: Yo soy Aquél que sabrá consolarte y lograr que tus lágrimas se vuelvan mágicas y se deshagan en finas estrellitas de cristal.

Cuando desaparezca tu ánimo para luchar con las dificultades de la vida, o sientas que estas pronto a desfallecer, Llámame: Yo soy la Fuerza capaz de eliminar las piedras de tu camino y sobreponerte a las adversidades del mundo.

Cuando, sin clemencia te encontraras, y no encuentres donde reclinar tu cabeza, Corre junto a mí: Yo soy el Refugio , en cuyo seno encontrarás guarida para tu cuerpo, y sosiego para tu espíritu.

Cuando te falte la calma, en momentos de gran aflicción, y te consideres incapaz de conservar la serenidad de espíritu, Invócame: Yo soy la Paciencia que te ayudará a vencer las dificultades más dolorosas y a triunfar en las situaciones más difíciles.

Cuando te debatas entre los misterios de la vida y de la muerte y tengas el alma golpeada por los obstáculos del camino, Grita tu voz: Yo soy el Bálsamo que cicatrizará tus heridas y aliviará tus padecimientos.

Cuando solo recibas falsas promesas del mundo que te rodea y creas que ya nadie puede inspirarte confianza, Ven a mí: Yo soy la Sinceridad , que sabe corresponder a la franqueza de tus actitudes y a la nobleza de tus ideas.

Cuando la tristeza o la melancolía intenten albergarse en tu corazón Clama por mi: Yo soy la Alegría que te infundirá un aliento nuevo y te hará conocer los encantos de tu mundo interior.

Cuando, uno a uno, se vayan destruyendo tus ideales más bellos y te sientas desesperado, Apela a mí: Yo soy la Esperanza que robustecerá tu Fe.

Cuando la impiedad te revele las faltas y la dureza del corazón humano, Aclámame: Yo soy el Perdón , que te levantará el ánimo y promoverá la rehabilitación de tu alma.

Cuando dudes de todo, hasta de tus propias convicciones, y el escepticismo te aborde el alma, Recurre a mí: Yo soy la Fe que te inunda de luz y de entendimiento para que alcances la Felicidad.

Cuando ya nadie te tienda una mano tierna y sincera y te desilusiones de los sentimientos de tus semejantes, Aproxímate a mí: Yo soy la Renuncia que te enseñará a entender la ingratitud de los hombres y la incomprensión del mundo.

Y cuando al fin, quieras saber quién soy, pregúntale al río que murmura, al pájaro que canta, a las estrellas que titilan. Yo soy la Dinámica de la vida, y la armonía de la naturaleza .

Yo Soy Amor